Para entender el proceso de envejecimiento de un rostro, es vital conocer las partes que lo componen y entender como funcionan con el paso del tiempo. La gravedad y la deshidratación juegan un papel fundamental en la laxitud de los ligamentos y tejidos de la cara. Son cuatro los ligamentos principales que sujetan nuestro rostro a los planos profundos y ellos se nutren de colágeno, elastina y vitamina “A”, es bueno saberlo a la hora de elegir una crema facial.
Interpretar desde el punto de vista quirúrgico un rostro es uno de los secretos que solo los años le da a un especialista.
Es correcto analizar una secuencia de fotografías a lo largo de la vida de esa persona para saber donde estaban sus estructuras anatómicas y así reposicionarlas en el lugar de origen, para que el paciente o la paciente se parezca a sí mismo cuando era joven, y no        quede como una cara mas estirada sin un criterio anatómico correcto.
La vida es un proceso de deshidratación, perdemos agua y ganamos en sales, eso reflejado en un rostro se llama envejecimiento facial.
Es tarea del cirujano especialista, el reconocer los ligamentos específicos para dar una imagen joven fresca y natural a su rostro por un tiempo más duradero.
Es un gusto estar con usted a través de este prestigioso medio compartiendo las ultimas novedades de nuestra especialidad. Hasta pronto Dr. Centeno.